VIDA SANA


21 Enero 2018


Pon en forma tu suelo pélvico

Poner en forma nuestro suelo pélvico es casi tan importante como el resto del cuerpo, ya que los músculos del suelo pélvico sostienen la parte baja del abdomen y permiten que los esfínteres cumplan su función correctamente.

Fortalece la musculatura pélvica trabajando ejercicios kejel correctamente.

¿Qué son los ejercicios de Kegel?

En la década de los 50 del siglo pasado, el Dr. Kegel ideó una serie de ejercicios para fortalecer los músculos pélvicos como un medio para prevenir y solucionar problemas de incontinencia urinaria en mujeres tras el parto.

¿Cómo se hacen los ejercicios de Kegel?

Los ejercicios de Kegel trabajan la musculatura interna del suelo pélvico a través de la contracción del músculo pubocoxígeo.
La postura ideal para realizar los ejercicios de suelo pélvico es sentada. Hasta que domines la técnica, es preferible empezar tumbada.

Identifica correctamente los músculos que debes contraer

Introduce un dedo en la vagina y aprieta los músculos como si estuvieras conteniendo la orina, luego suelta. Comprueba como los músculos se tensionan y se mueven hacia arriba y abajo. Esos son los músculos que vamos a ejercitar.

Ejercicio básico para fortalecer el suelo pélvico

Tumbada sobre la espalda con las rodillas dobladas, mete la parte más baja del abdomen hacia dentro sintiendo como se contraen los músculos del suelo pélvico. Debemos intentar mantener la contracción durante cinco segundos antes de relajar nuestra musculatura. Se trata de contraer los músculos como lo hacemos cuando tenemos muchas ganas de orinar.
Repite este ejercicio entre tres y cuatro veces al día.

Ejercicio avanzado para fortalecer el suelo pélvico

Además de la musculatura del suelo pélvico, en este ejercicio trabajamos también la del abdomen profundo.
Sentada en posición neutra, con la espalda recta y la pelvis alineada con la cadera, debemos sentir nuestros huesos isquiones. Estiramos la columna y colocamos las manos sobre el bajo abdomen, por debajo del ombligo. A continuación contraemos el suelo pélvico como si intentaramos cortar la micción. Debes notar un aumento de la tensión en la zona del abdomen profundo, donde has colocado las manos.
Intenta mantener la contracción durante cinco segundos antes de relajar la musculatura.
Repite este ejercicio entre tres y cuatro veces al día.